Una cuestión de equilibrio

Domingo, 12 Enero 2014 por Yanavego

Una cuestión de equilibrio
El equilibrio de un velero se ve influido por el oleaje, el viento y por las propias características de la embarcación su aparejo, tripulación y carga. Cuando navegamos, tenemos que ajustarlo todo a una situación de equilibrio que favorece el avance, teniendo en cuenta todas las influencias externas en cada momento.

Durante la navegación a vela, no importa el tipo de aparejo, siempre estamos manejando una situación de equilibrio.

Normalmente cuando pensamos en los elementos principales de una embarcación asociamos el timón con el rumbo, las velas con la potencia de avance y la distribución de peso con la escora (el equilibrio). En realidad, estas las acciones concretas sobre timón, velas y distribución de peso también influyen de manera indirecta, menos obvia pero no por ello menos importantes, sobre la embarcación. Solamente un trimado de la embarcación en todo su conjunto harán que la navegación sea fácil, más agradable y eficiente.

 Efectos directos e indirectos en un velero

Si controlamos estas influencias indirectas, podemos mejorar el trimado de la embarcación facilitándonos la navegación y de paso, cuidaremos los materiales mientras reducimos los esfuerzos excesivos sobre el aparejo, timón y también la tripulación.

Un buen ejemplo de estas influencias indirectas, son el patín catalán y la tabla de windsurf que carecen de timón y a pesar de ello se puede navegar en los mismos rumbos que una embarcación provista de timón. Estos tipos de embarcaciones se manejan mediante el posicionamiento del centro velico (punto rojo en la imagen de abajo) y el desplazamiento del peso. Si avanzamos el centro velico arribamos y si lo retrasamos orzamos.

En una embarcación convencional equipada con dos velas, podemos incidir en el rumbo variando la presión en los dos centros velicos (vela mayor y vela de proa) respectivamente.

 Como afecta el centro velico en el rumbo

Una embarcación que tiende a orzar o arribar respecto a un rumbo dado, implica que el timonel tiene que corregir este rumbo constantemente. Cualquier movimiento de timón implica una reducción de en la eficiencia de avance de la embarcación, ya que al poner el timón en banda, aumentamos la resistencia de avance de la embarcación.

como trimar conocimientos


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!


Autor: Yanavego

Nosotros organizamos salidas en veleros de 10 a 14 metros durante todo el año desde Vilanova i la Geltrú. En estas salidas podrás disfrutar de la navegación con personas afines y navegar en condiciones meteorológicas variadas a lo largo de todo el año.

Yanavego

Articulos del Blog relacionados con " Una cuestión de equilibrio "

    ...

Comentarios


 

Si quieres un curso PER, Patrón de Yate o Capitán de Yate contacta con Naitseil Velear

Desarrollado con Joomla! | Diseño y desarollo: jdevelopia